jueves, 19 de septiembre de 2013

Así nos van a recortar las pensiones


El Gobierno ha aprobado otra reforma de las pensiones, la tercera en dos años. Los cambios, en vigor desde 2014, implican que habrá una revisión mínima de las pensiones cada año y que los que se jubilen a partir de 2019 cobrarán una pensión inicial más baja que ahora. Si la reforma de Zapatero ya supone un recorte de pensiones del 20%, esta reforma de Rajoy provocará otro recorte adicional: un  20% para todos los pensionistas y hasta un 23% para los que se jubilen en las cuatro próximas décadas. Se busca recortar el gasto (nuestras pensiones) en otros 33.000 millones hasta 2022, ahora que la Seguridad Social tiene déficit, por la caída de cotizantes y el aumento de pensionistas. Es el camino fácil y un recorte injusto e inútil. Porque para asegurar las pensiones hay que dedicarles más recursos públicos, subir cotizaciones, fomentar la natalidad y hacer otra política para que más españoles trabajen. Sin empleo no hay pensiones.
enrique ortega

La primera reforma de las pensiones la hizo el Gobierno Zapatero, en febrero de 2011, con una Ley pactada con sindicatos, patronal y la mayoría de partidos (PP se abstuvo e IU votó en contra). Entró en vigor en enero de 2013, con tres medidas claves: subir la edad de jubilación (un mes cada mes) hasta llegar a los 67 años en 2027, elevar el periodo de cotización de 35 a 37 años para optar al 100% de pensión y ampliar el periodo de referencia para calcular la pensión de 15 a 25 años. Resultado: un recorte medio del 14 al 20% para 2027.

El Gobierno Rajoy, presionado por Bruselas, puso en marcha la segunda reforma de las pensiones el 1 de abril de 2013, con un decreto en solitario que retrasa dos años las jubilaciones anticipadas (de los 63 a los 65 años para 2027) y dificulta la jubilación parcial. El objetivo es retrasar la entrada en el sistema de muchos pensionistas, ya que la mitad de las jubilaciones anuales son anticipadas, lo que perjudica sobre todo a los mayores de 55 años, muchos sin trabajo ni desempleo. Y así recortan otros 4.000 millones de gasto hasta 2027.

Ahora, el Gobierno Rajoy da la tercera vuelta de tuerca a las pensiones, con una nueva Ley que entrará en vigor en enero de 2014, a pesar del rechazo sindical y político (PSOE e IU). Contempla dos medidas propuestas por un Comité de Expertos, dos caminos para recortar el gasto en pensiones. Una, modificar el sistema de revalorización anual de las pensiones, una revisión que supone el 27% del gasto total. Y la otra, cambiar las reglas (factor de sostenibilidad) para los que se jubilen a partir de 2019, que tendrán una menor pensión inicial (dicen que porque vivirán más años). En conjunto, un tercer recorte para ahorrar (quitarnos) 33.000 millones sólo hasta 2022.

El primer cambio supone que ya en 2014, las pensiones no se revalorizarán con el IPC, sino con una fórmula compleja (FRA) que tendrá en cuenta la situación del sistema de pensiones, a través de cuatro factores: ingresos de la Seguridad Social (si caen o suben), aumento número de pensionistas, subida de la pensión media y superávit o déficit del sistema de SS (en déficit desde 2012). Y se tomará, en cada caso, la media de esos factores ese año, los cinco anteriores y la previsión de los próximos 5 (11 años en total). Con ello, saldrá lo que se revalorizan las pensiones cada año, con un suelo (no menos del 0,25%) y un techo (el IPC+ 0,25%) Pero como esos factores juegan en contra (y así será al menos hasta 2018), todo apunta a que habrá muchos años de revalorización al 0,25%, mientras la inflación sube entre el 1 y el 2%. Resultado: pérdida de poder adquisitivo, entre 0,75 y 1,75% por año. Una pérdida para los pensionistas actuales y futuros del 15 al 28% en los próximos 15 años, según CCOO. Un recorte medio de 1.500 euros año por pensión (Calcule aquí lo que perderá).

El otro cambio, aplicar el llamado factor de sostenibilidad, afecta a los pensionistas futuros, que desde 2019 cobrarán una menor pensión inicial, aunque durante más años (porque tendrán más esperanza de vida… si no se mueren). Los que ahora tienen entre 50 y 60 años (jubilación entre 2019 y 2029) recibirán un 5,8% menos de pensión. Y así cada década: los que tienen hoy entre 40 y 50 años (jubilación entre 2029 y 2039), tendrán un 11,6% menos de pensión que el que se jubila ahora. Los que tienen entre 30 y 40 años (se jubilarán entre 2039 y 2049) tendrán una pensión un 17,4% menor. Y finalmente, los que tienen hoy entre 20 y 30 años, se jubilarán (si consiguen cotizar 37 años) con un 23,2% menos de pensión inicial, según estimaciones de Ignacio Moral-Arce, experto del Instituto de Estudios Fiscales.

En resumen, que los jubilados actuales perderán con las tres reformas un 40%, entre menos pensión y pérdida de poder adquisitivo. Y los trabajadores que tienen hoy entre 20 y 60 años tendrán entre un 5,8 y un 23% menos de pensión inicial, más el poder adquisitivo que pierdan después (según el IPC) por la escasa revalorización anual (0,25% mucho tiempo).

Es cierto que el sistema de pensiones es una bomba de relojería, que no salen las cuentas, por culpa de la crisis económica y demográfica. Por un lado, crece la esperanza de vida (de 81 años a 86,5 en 2048), con lo que las pensiones se van a duplicar (de 9 millones hoy a 17 millones en 2050), disparando el gasto. Y por  otro, han caído drásticamente los ingresos, las cotizaciones, al haber menos empleos y peor pagados, mientras la baja natalidad  y el envejecimiento de la población provocan que hoy haya sólo 1,9 personas trabajando por cada pensionista. Y en unas décadas será peor (1,2 empleados por pensionista para 2050). Pero dicho esto, la única alternativa no son los recortes, a costa de los pensionistas. Es el camino fácil, pero tan injusto como inútil, porque no afronta el fondo del problema.

Y el fondo del problema es que fallan los ingresos del sistema de pensiones, no sólo por la crisis sino también porque España gasta menos en pensiones que otros países: un 10,1% del PIB (2010), frente al 11,3% media UE, 10,8% de Alemania, 14,6% de Francia o el 15,3% de Italia. Luego habría que destinar más recursos a pagar pensiones para ponernos “a nivel europeo”. Además, habría que fomentar la natalidad, con ayudas a las familias para tener más hijos que un día trabajen y coticen para pagar la pensión de sus padres: en España nacen 1,32 hijos por mujer frente a 1,59 en la UE, 1,94 en Gran Bretaña o 2,03 hijos en Francia. Y sobre todo, hay que recuperar la mayor parte de los 3,5 millones de empleos perdidos con la crisis, para que coticen. Sin más empleos, no se pueden salvar las pensiones. Y los recortes son sólo un parche tras otro, que no afrontan los problemas de fondo de las pensiones: el empleo y la demografía.

Lo fácil es repartir la miseria: decir que como no hay ingresos, los pensionistas que han cotizado toda su vida tienen que pagarlo. Hay otro camino. Por un lado, recaudar más impuestos (en este blog he explicado cómo conseguir 50.000 millones más sin que pague más la mayoría) y destinar una parte a financiar las pensiones (20.000 millones propone el PSOE). Por otra, subir las cotizaciones, para que empresas y trabajadores con empleo paguen algo más: se podrían ingresar otros 7.000 millones extras .Si se habla de contratar un plan privado de pensiones, ¿por qué no pagar ese plus al sistema público para consolidarlo? Y con ello, salir del bache a corto plazo. Pero la clave sigue estando en el empleo y la demografía: hacer otra política que la de Rajoy, para reanimar la economía y crear dos millones de empleos que salven las pensiones. Y ayudar a las familias a tener más hijos, porque hace falta que nazcan 280.000 niños más cada año para asegurar el relevo generacional.

Los recortes nos llevan a unas pensiones de miseria. Hay que enfocarlo al revés: ¿qué hay que hacer para tener unas pensiones dignas? Pues crecer, crear empleo, recaudar más y destinar más impuestos a pagar las pensiones. Y si hace falta, cotizar más. Y tener más hijos que trabajen y coticen. No es fácil, pero es más efectivo que los recortes año tras año. Y sobre todo, más justo para los que llevamos toda la vida cotizando. Nos lo deben.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada